El esfuerzo mundial por contener la epidemia de Ébola

treatment-ebola-monrovia-liberia

Unos cuantos días después que la OMS declarara el brote de ébola como una emergencia de salud pública internacional, el Banco Mundial se comprometió a entregar 200 millones de dólares para ayudar a detener la crisis. Sin embargo, dicha promesa aún no se materializa. Aunado a ello, la OMS reporta que el virus ha matado a 1427 personas en 4 países (más que todos los brotes previos registrados juntos), y que lejos de estar controlada, se prevé que la epidemia dure por lo menos 6-9 meses más.

“Puedo decir con certeza que estaremos en esto los siguientes 4 a 9 meses, sin incluir el seguimiento que será requerido para lidiar con los efectos post-traumáticos”, dice el virólogo Joseph Fair, consejero especial para el ministerio de salud en Sierra Leona, en entrevista para Nature del 28 de agosto.

Los expertos en salud afirman que para detener la crisis, los países desarrollados y los grupos de ayuda necesitan enviar más gente con experiencia en el tratamiento de las enfermedades infecciosas. En Monrovia, capital de Liberia, sólo hay tres centros de tratamiento especializados en ébola. Pero la OMS afirma que en las siguientes semanas, se requerirán más centros para atender a otros 500 pacientes.

Por otro lado, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EUA (CDC), enviaron 60 personas al África Occidental para ayudar con la vigilancia, educación y rastreo de la enfermedad, pero no están capacitados para tratar pacientes. “Se necesitan trabajadores de la salud y expertos que provengan de otros gobiernos occidentales”, dice Sophie Delaunay, directora ejecutiva de Médicos sin Fronteras. Por desgracia, muchas instituciones y grupos de ayuda están retirando a sus médicos de la región afectada por temor a la integridad de sus miembros.

Apenas el 20 de agosto, decenas de personas atacaron un centro de atención para ébola en Monrovia. Exigían que se cerrara el centro, ya que consideran al ébola como “un engaño”. La policía no pudo dispersar a la gente y en medio de los disturbios, 17 personas cuyos síntomas indicaban que portaban el virus, huyeron del lugar. Afortunadamente, regresaron algunos días después por voluntad propia, disminuyendo el riesgo de esparcir aún más la epidemia.

“Este tipo de eventos son provocados por la falta de sensibilidad de los oficiales de gobierno”, dice Bailor Barrie, cofundador de Wellbody Alliance. También afirma que los oficiales progresarían de forma significativa si explicaran sus acciones y mostraran interés por los afectados. A principios de este mes Barrie, trabajadores de salud y líderes de la comunidad, acudieron a un pequeño poblado que había sido decretado en cuarentena, después que un habitante dio positivo al virus. Les explicaron detalladamente la razón de la cuarentena y respondieron todas sus dudas.

Después de esto, los pobladores permanecieron en sus casas los 21 días requeridos de aislamiento. Tres de ellos mostraron síntomas parecidos al ébola, pero ninguno dio positivo en las pruebas.

“Cuando no te involucras con la gente y sólo le dices qué hacer sin escuchar sus dudas, seguramente no seguirán tus indicaciones. Por ello, la respuesta inicial en algunos países estuvo llena de negación, temor y terror: todos estaban asustados”, concluye Barrie.

Con información de Erika Check Hayden.

 

Si quieres participar en Reporta, un proyecto de ciencia ciudadana, puedes registrarte aquí.


Comments are closed.