La OMS declara al brote de ébola como una emergencia de salud pública internacional

ebola-virus

El día de hoy, 8 de agosto, la Organización Mundial de la Salud ha declarado a la epidemia de ébola en África Occidental como una “Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional”. Esto le permite a la OMS emitir recomendaciones para restringir viajes a ciertos países, pero también envía un fuerte mensaje: se requieren más recursos para tener el brote viral bajo control. Asimismo, es un llamado para que todas las naciones trabajen en conjunto para contenerlo.

El brote actual de ébola se remonta a diciembre del 2013, cuando se contabilizaron los primeros enfermos en Guinea. Con 1779 casos confirmados y 961 muertes hasta el miércoles 6 de agosto en Liberia, Sierra Leona, Nigeria y Guinea, este brote es el más extenso desde la identificación del virus en 1976.

Como punto de comparación, el último brote afectó a 425 personas en Uganda entre 2000 y 2001, mientras que algunos otros brotes se contuvieron después de algunas semanas, afectando sólo a unas cuantas docenas de personas.

Si bien la primera variante descrita del virus rondó el 90% de mortalidad, la variante que circula en el brote actual fluctúa entre 50-60% de mortalidad.

Hasta la fecha, no hay ningún tratamiento o vacuna contra el ébola, sin embargo existen dos tratamientos experimentales hechos por un laboratorio canadiense y un laboratorio estadunidense. No habían sido probados en humanos, pero la semana pasada dos médicos estadunidenses que trataban a pacientes en Liberia se infectaron con el virus del ébola. El gobierno de su país decidió brindarles tratamiento en Atlanta, por lo que fueron transportados con todas las precauciones al Hospital de la Universidad Emory, uno de los 4 hospitales con la infraestructura necesaria para atender este tipo de casos en EUA.

Allí, les suministraron uno de los dos fármacos experimentales y según los reportes, han mejorado considerablemente. Esto podría dar la pauta para que el fármaco se utilice en los países africanos asolados por la enfermedad. Pero algunos expertos se rehúsan a suministrar fármacos a humanos cuando no se han hecho los estudios pertinentes para probar los efectos secundarios. El debate ético no es menor.

Durante la pandemia de influenza en 2009 la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), autorizó la utilización de un fármaco antiviral experimental, el peramivir, cuyos estudios iniciales en humanos apuntaban a un panorama favorecedor. Pero la situación con los fármacos contra el ébola es diferente. “Estos fármacos no tienen un registro de seguridad establecido en humanos, por lo que se vuelve mucho más complicado”, dice Amesh Adalja, un médico especializado en enfermedades infecciosas de la Universidad de Pittsburgh en entrevista para Nature. “Sería un hecho sin precedentes que se utilizaran este tipo de fármacos en un brote.”

En tanto, la OMS ya decidió reunir a su panel de expertos para tener próximamente una discusión para definir si promoverá el suministro de dichos fármacos a los países africanos. Mientras esto ocurre, la declaratoria emergente que emitió hoy la propia OMS, incluye una serie de recomendaciones que puedes ver aquí.

Esta declaratoria emergente es la tercera emitida desde que se sentaron las regulaciones globales en 2007. La primera ocurrió en 2009, con la pandemia de influenza que comenzó en México; la segunda ocurrió apenas en marzo de este año, por la probable propagación internacional del virus de la polio.

ACTUALIZACIÓN

La OMS ha decidido promover el uso del fármaco experimental que dio resultados en los pacientes estadunidenses.


Comments are closed.