Dificultades y tropiezos con el MERS-CoV

saudi arabia camels

En Reporta hemos seguido de cerca el comportamiento de la epidemia provocada por el MERS-CoV, y una de las ideas iniciales fue crear una vacuna contra el virus. Sin embargo, esto no ha ocurrido y existen un par de buenas razones para ello. Las vacunas contra los coronavirus, el grupo al que pertenece el MERS, son muy difíciles de generar y los investigadores deben lidiar con un amplio abanico de problemas: desde el financiero, hasta la falta de un animal modelo adecuado.

Sin la falta de un animal modelo para estudiar el virus, llegan otro tipo de problemas. Existen muy pocos laboratorios en el mundo que puedan estudiar un virus mortal en animales tan grandes y rebeldes como los camellos. Y los disponibles parecen no estar interesados en el MERS.

SINCRONIZACIÓN PERFECTA

Ciertos sectores en los sistemas de salud, han bajado la guardia porque el MERS no se expandió en el peregrinaje anual a la Mecca (Hajj) en 2012 y 2013, sin embargo Christian Drosten, de la Universidad de Bonn, en Alemania, dice que eso pudo haber sido un golpe de suerte. “Los camellos dan a luz en los meses de invierno, y podrían contraer el MERS poco tiempo después de nacer. Es probable que su fase más alta de infección sea en la primavera”.

Si bien el Hajj se realiza actualmente en otoño, el año islámico es más corto que el calendario gregoriano, por lo que eventualmente el Hajj ocurrirá en la primavera. “Y eso podría cambiar todo”, dice Drosten en entrevista para Science el 28 de Marzo.

LA POLÍTICA DETRÁS

Un escenario plausible para detener la expansión del MERS, sería vacunar a los camellos. Generar dicha vacuna sería mucho más barato y rápido que una vacuna humana, porque las pruebas en animales son más rápidas y fáciles. Matthew Frieman, de la Universidad de Maryland en Baltimore, propone que se vacunen a todos los camellos recién nacidos para bloquear la infección proveniente de camellos adultos.

Pero no es tan sencillo: los criadores de camellos no ven al MERS como un problema porque no parece enfermar demasiado a los camellos, y la mayoría de los casos podrían ser asintomáticos. Además, la mayoría de los países no ven al MERS como una amenaza inmediata y los Institutos de Salud de los EUA no han otorgado ningún donativo para generar una posible vacuna.

Aunado a lo anterior, en Arabia Saudita los medios de comunicación han tomado con sensacionalismo el MERS, y esto ha generado que la familia de los pacientes aporten pocos datos para saber con certeza cómo se contagiaron.

Ziad Memish, anterior Ministro de Salud de Arabia Saudita, apunta en entrevista para Science: “Nadie quiere tomar parte en nada relacionado con el MERS. Es muy difícil que los deudos de una víctima del MERS llenen un cuestionario detallado de 6 hojas. Incluso, familiares de algunos pacientes se han mudado para evitar la atención de los medios de comunicación y de los oficiales de salud.”

Anthony Mounts, el encargado del MERS en la OMS, ha tratado de montar un estudio en los países afectados para entender qué tienen en común los pacientes. “Necesitamos acordar una serie de preguntas que indaguen la exposición a los animales, exposición ambiental y comparar las respuestas con controles sanos del mismo sexo y edad.”

Pero la idea fue recibida negativamente en la región. Una reunión llevada a cabo en marzo con científicos y oficiales de gobierno en la ciudad saudí Riyadh, no arrojó resultados satisfactorios.

“La salud pública comúnmente no tiene que ver con la ciencia. La política siempre se interpone ”, concluye Mounts.


Comments are closed.